Una plaga de chinches se extiende por varios pueblos de Girona. En siete municipios han comenzado las fumigaciones para eliminar estos insectos que podrían haberse propiciado por las altas temperaturas